miércoles, 25 de julio de 2012

La prima de riesgo lee 50 Sombras de Grey


Está claro que si este verano quieres triunfar en cualquier reunión social tienes que estar al día en dos temas fundamentales y de los que habla todo quisque: La Prima de Riesgo y las 50 Sombras de Grey. 
Así que yo siendo de naturaleza cotorra y tan bien algo novelera, no podía permitirme seguir las tertulias estivales utilizando simplemente las clásicas muletillas andaluzas: ¡digo, anda que no, aro aro, ea, ojú, posi posi!; que si bien son infalibles para sacarte de cualquier apuro ignorantil de un tema, no es recomendable abusar de ellas para que no pierdan su eficacia.
Así que para ponerme al día y ser el alma de las veladas me he comprado y leído; (¡no, no vale mirar las cubiertas y ponerlos en la librería como soporte de ácaros!); la trilogía erótico festiva y unos cuantos ejemplares The Economist y he llegado a la conclusión que esta sociedad está involucionando, nuevamente los temas de cháchara son:sexo, dinero y poder. 
A ver si me aclaro; hasta hace relativamente poco la prima de riesgo era esa hija de tus tíos, algo mayor que tu, a la que dejabas de ver cuando era pequeña y que un buen día regresaba convertida en una muchacha tipo carretera de montaña, independiente, muy moderna y avanzada; contoneando su feminidad mientras hacía babear a todos los machos y algunas hembras que te rodean. 
Con uno de sus parpadeos era capaz de poner en peligro cualquier relación de pareja del entorno y se erigía en protagonista de los sueños húmedos de la parroquia. Y a ti, a ti te enseñó aquello que tu abuela llamaba el camino de la perdición pero que en realidad fue la vía por la que tu mente, estrecha hasta el momento, comenzó a evolucionar. 
Ahora resulta que no; hoy las Primas de Riesgo son unas auténticas pelanduscas, hijas del Banco central Europeo y del diferencial de Solvencia entre países de la zona Euro, ósea, del tío rico que maneja los hilos del cotarro. Este nos la ha enviado para someternos a un bondage financiero, asfixiándonos, arruinándonos, humillándonos y luego claro está rescatarnos consiguiendo de esta manera, nuevos y baratos esclavos...
Con este panorama no me extraña que Erika Leonar sazonara con BDSM sus libros de 50 sombras... 
...¡¡¡Claaaro!!! debe ser por esto que son el hit parade del verano.
Después de pensarlo mucho y captar lo interrelacionados que están ambos temas yo definitivamente me quedo con mis primas, esas que fumaban y bebían y no les hacía falta la clandestinidad de los libros electrónicos para leer novelas subidas de tono porque eran lectoras asiduas de La sonrisa Vertical. 
Ellas me mostraron sin tapujos ni remilgos lecturas como “El amante de Lady Chatterle; Historia de O ó Historia del Ojo”. En su compañía vi El Último Tango en Paris, Nueve semanas y media, El imperio de los sentidos. Eran mujeres luchadoras que me enseñaron a saborear la libertad esa que combinada con cultura dan el coctel perfecto con sabor a tolerancia, respeto y evolución. Tristemente habiendo alcanzado el siglo XXI aún no es una bebida corriente ni se adapta a todos los paladares. 
En fin, ya que me he documentado tanto creo que en vez de hablar mejor será... 
...experimentar.
Eah! ser malos que es más divertido.

martes, 10 de julio de 2012

¿Hay alguien ahí?


Hay momentos en que me pregunto que falta en mi para hacer que todas mis piezas encajen y no rechine la maquinaria de cuando en cuando con esa melodía disonante que hace que mi cuerpo, mi alma y mi mente se divorcien y cada uno decida emprender un camino distante dejándome sumida en una apatía espesa en la que me es imposible nadar para encontrar la orilla por la que escapar. 
Es en esos momentos cuando un día abres los ojos y sientes como la desgana se ha aliado con la melancolía para tejer sobre tus pestañas un velo gris que te impedirá ver la luminosidad del sol esa jornada. Sabes, antes de poner un pie en el suelo que estará frío y ese frío recorrerá tu cuerpo para helar tu corazón. 
Desciendes al averno de tus tristezas mientras la luz es engullida por sombras dejándote a oscuras para descubrir que los fantasmas, ¡tus fantasmas!, han vuelto se han escapado y tiran de ti hacia el abisal pozo interior donde las paredes son lisas.
Y sabes que te costará mucho, porque cada vez es más difícil trepar ese muro a la superficie; además primero tendrás que cazar, como ya hiciste antes esos fantasmas.
He tardado más de lo que pensaba, me ha costado mucho atrapar los espectros laberínticos de mi mente; Bill Murray y su disparador nuclear de protones de alta capacidad estaba ocupado con un pastelito gigante y no ha podido ayudar así que,  he tenido que hacer sola.
Lo he conseguido y estoy en la superficie por otra temporada y ya se sabe: “Lo que no te mata te hace más fuerte”

Ahora mi pregunta es: ¿Hay alguien hay?...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails