lunes, 9 de septiembre de 2013

Es verdad: Los Hombres de Harrelson son los hombres de Paco

'

No se si os acordáis de aquella serie de televisión de los setenta titulada SWAT, en España para variar, nos la rebautizaron como “Los Hombres de Harrelson” porque el título tuvo una de esas acostumbradas traducciones libres que nunca llegaré a entender y que nos ha dado transcripciones memorables en las que, o nos destripaban el argumento con una frase tipo “Spoiler”  que era para matarlos, o bien eran creaciones inspiradas que no se sabían muy bien de donde salían. 
Así encontramos en la primera categoría casos celebres como aquella de Woody Allen  originariamente titulada "Love and death" y que aquí inteligentemente la llamaron “La última noche de Boris Grushenko”, ¡leñe que te has cargado el final quillo!; y qué me dices de la de Roman Polanski “Rosemary´s Baby”, aquí, tal vez por ahorrarnos el susto o porque pensaron que éramos cortitos de entendederas nos decían desde antes de entrar que el bebé de Rosmary era “La semilla del Diablo”. 
Para la segunda clase, ejemplos miles, pero por nombrar alguno significativo tenemos “Atormentada” de Alfred Hitchcock, originalmente “Under Capricorn” o “Some Like It Ho” de Billy Wilder que acabó en nuestras carteleras como “Con faldas y a lo loco”; bueno ¡nadie es perfecto! 
Podría seguir tenemos un sinfín de casos entre los que elegir pero no te creas, nos podemos dar con un canto en los dientes ya que no hemos llegado al nivel de Turquía donde tradujeron ‘Brokeback Mountain’ como ‘Vaqueros Maricas’ y se quedaron tan anchos, ¡manda huevos! 
Me disperso; hablaba de la serie de los setenta donde descubrimos el significado de las siglas SWAT (Special Weapons and Tactics: armas y tácticas especiales) y también, que era una unidad de élite, real, cuyos miembros están entrenados para llevar a cabo operaciones de alto riesgo a las que los oficiales regulares no pueden enfrentarse, tales como rescate de rehenes, lucha contra el terrorismo, actuaciones contra delincuentes fuertemente armados. 
Contaban en la serie y cuentan en la realidad con armamento especializado y vehículos blindados que combinan a la perfección con su indumentaria y accesorios, ya sabes gafas ‘fashion’ de visión nocturna, etc, etc. Con este material "ultimate generations", serán capaces de determinar de forma encubierta, las posiciones de rehenes y de los secuestradores dentro de estructuras cerradas. 
Son la élite, lo más de lo más, en definitiva: ¡¡La leche!! 
Así que si ellos son la leche, un pérfido delincuente que les hace frente y al que no pueden reducir, se convierte con una regla de tres simple en la ¡¡Releche!!  ¿no?, pues a esta categoría debió pertenecer el difunto Monroe Isadore te cuento.
Estaba yo leyendo un periódico digital y me encuentro con la noticia que despertó en mi tanto recuerdo pueril televisivo.
Resulta que la noche sábado en el municipio de Pine Bluff, en el estado de Arkansas USA, el susodicho se encerró en SU habitación, (ojo al adjetivo posesivo) y se negó a salir, ante la insistencia de SUS familiares.
Hartito de que lo molestaran pues se pilló SU pistola y honrando como buen americano la Segunda Enmienda de SU Constitución, esa que te da derecho a poseer armas, los amenazó para que dejaran todo como estaba y a él, en paz. Los parientes ‘cagaditos’ llamaron a la policía que al llegar también fue amenazada, por supuesto. 
Intentaron razonar pero como respuesta recibieron un tiro, ¡ojo! tiro, un tiro que no dio en el blanco, pero claro eso los hizo recurrir a ‘Los hombres de Harrelson’.
Estos  llegaron prestos y muy profesionales ellos montaron ‘en un pis pas el operativo’ ya tu sabes, que si TJ al tejado, el teniente al teléfono y el sargento con la mini cámara HD para meterla por la rendija de la puerta y observar que efectivamente, había un arma y si, el individuo era peligrososísimo. 
Con el manual en la mano primero inundaron la habitación con gas para que saliera pero ni de coña, el supermalhechor con unos pulmones dignos de un campeón mundial de apnea, se negó y comenzó a disparar. Ellos, respondieron al fuego, siempre cumpliendo las normas del manual claro y vaciaron más de un cargador para reducir a tan peligroso individuo; hay que gastar munición para alimentar la industria armasmentística patria y de paso a la funeraria que la cosa esta muy chunga. 
Hasta aquí una situación real, digan de un guión de aquellos míticos capítulos de mi infancia si, pero real. La sorpresa llega cuando leo que el malo maloso malísimo de esta historia tenía la friolera edad de 107 años.
¡¡Ños, 107 años!!; no se si reír o llorar, bueno si lloré de risa después de que mi cabecita loca se imaginara la escena.  
Esto me da que pensar que aquellos que tradujeron el título de aquella mítica serie no iban muy desencaminados y tampoco aquellos que hicieron ese 'rimeik' castizo español donde Harrelson terminó siendo Paco. 
Eah! ser malos y así llamamos a los Hombres de...

domingo, 1 de septiembre de 2013

Toca volver


Dicen que las vacaciones son ese periodo del año en que las personas que trabajan o estudian cortan por lo sano con lo que hacen y descansan. Su objetivo primordial es evitar el estrés e incrementar la productividad el resto del año, con lo primero estoy de acuerdo pero con lo segundo, no se yo, tengo mis dudas, pero eso es otro tema.
Yo, aunque no estudio y para muchos tampoco trabajo, también me he pillado unas vacaciones porque las necesitaba para recuperarme del estrés de mi vida y así que opte por tomarme un mes de asueto de mi misma. Como lo oyes, este mes de agosto me he tomado unas vacaciones de ser yo.  No te sorprendas, aunque no te lo creas es un trabajo agotador, párate a pensarlo, todo el día siendo yo ¡uff!, así que he decidido de cuando en cuando descansar de quien soy. 
No me ido a ninguna parte eso ya lo hará mi yo cuando vuelva. La idea es hacer todo lo que no suelo hacer cotidianamente, o mejor dicho no hacer nada, así que me he dedicado a vaguear todos y cada uno de los días de este mes sin que mi conciencia pudiera censurarme. He dormido muchísimo, me he quedado a nada para igualar el record del Koala; he comido, más de lo necesario, sin privarme de nada, se que esto me pasará factura pero mis celulas adiposas han hecho la ola a diario. No he estado como es habitual en mi, por los “internetes” bueno sólo cuando mi vena “culichichi” ya no podía más y necesitaba de algún chismorreo gustoso que por cierto, han habido pocos; en definitiva que no he hecho nada de nada.
Para poner en práctica mis vacaciones he elegido como todo quisque en este país agosto, el mes del letargo por excelencia, el mes que le debe su nombre y duración al emperador Octavio Augusto, sabes a quien me refiero ¿no?. ¡Si hombre!, el hijo de Julio, ¡el celoso!, el que cuando se dio cuenta que papi tenía un mes en el calendario romano se le puso en el moño que quería uno y ¡zas! se pillo el siguiente, pero como no podía ser menos también le añadió días, sus 29 originarios le parecían poca cosa para su categoría además, no iba a ser menos que el conquistador de Cleopatra, cogió unos días de aquí y otros de allá y redondeó en a estos magníficos 31 que con sus noches por desgracia se han acabado. 
Ya estamos en septiembre ese mes con sabor a Año Nuevo, con sus propósitos de cambio, con sus nuevas metas para nuestra vida, con las rutinas esperando para saltarnos encima, con las depresiones post vacacionales, con los reencuentros para enseñar nuestras fotos, ¡ah no!, esto con Facebook e Instagram ya no es necesario ¡Gracias a Dios! 
¡Ah! y con los coleccionables, no lo olvidemos, esos están por todas partes.
Así que va siendo hora de darle al botón de On y volver a ser yo misma; ¿quieres volver a ser malo? 
¡Eah pues, empezamos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails