lunes, 25 de noviembre de 2013

¡Te echaba de menos!


- ¡Te echaba tanto de menos!

- Pero; ¡no lo entiendo!...
... si fuiste tu la que me echaste.

- No te eché, sigues sin comprenderlo ¿verdad?. Te lo he explicado mil veces; necesitaba espacio, conseguiste agobiarme mucho. ¡Tanta calidez!, llegué a no poder soportarte, ¡me asfixiabas!.

- Pues yo, yo, sigo siendo el mismo, no he cambiado, no puedo, no se ser de otra forma. 
Pero me has vuelto a llamar y aquí estoy. 
En cuanto he rozado tu piel, me he dado cuenta que soy débil, no se negarte nada, así que he vuelto disfrutar de tenerte. 
Está claro, estoy hecho para ti, para envolver y estrechar tu cuerpo contra el mío, acogerte en mi...
¡Ves! yo soy feliz sabiendo que te doy ese calor que te enciende y necesitas.

- Sabes que a mi también me gusta, sobre todo ahora,  pero llegará el momento en que no te soporte. Me harás sudar y comenzaré a ahogarme nuevamente, volveré a sentir que no me dejas respirar y entonces...

Lo se, ¡que le voy hacer si soy ardiente!, no se ser de otra manera y nunca cambiaré, así que si quieres me marcho ya.

- ¡No por favor!, ¡te necesito!, hace frío...

Bueno pues no discutamos me quedaré, disfrutemos de estos momentos. ¡Ven, déjame que acune tus sueños!

- Gracias, ¿lo sabes verdad?... 
...eres mi edredón de plumas preferido, así que tenlo presente y no te enfades cuando al llegar el verano te vuelva a echar. 

Eah! ser malos que es más divertido

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails