domingo, 14 de diciembre de 2014

Se busca "Espíritu Navideño".


Se busca ilusión perdida, la verdad es que no se donde la dejé ni cuando pudo ser pero, un buen día desperté y ya no estaba, se había ido o la perdí vete tu a saber. 
Ciertamente, es que no me importó mucho era mi época rebelde cuando me di cuenta y quedaba bien eso de ser un poco Grinch, pero ahora cada año cuando llegan estas fechas, me da por buscarla, debe ser la edad que es muy mala o para no desentonar tanto porque, como hay que ser imperativamente felices, almibarados, cariñosos y a mi, fíjate tu, no me sale de forma natura. Yo lo intento pero me entra una pereza enorme y no consigo zambullirme en el mundo obligatorio del amor y el buen rollito. 
Ta vez es que no lo entiendo, me pregunto ¿porque no todo el año, porque sólo estos pocos días?. Me resulta todo tan hipócrita, es como si nos fuéramos a los chinos y compráramos cuarto y mitad de buenas intenciones con caducidad reducida, kilo y medio de solidaridad, tres cuartos de afecto y dos docenas de fantasía para repartir...  
...¡FANTASÍA!
¡Ah clarooooooo!... 
...¡Esta es la ilusión que yo perdí!, por eso estaba yo aquí para pedir ayuda en su búsqueda, (mira que soy despistada) ok, ok centrémonos:

¡SE BUSCA!, 
viva o muerta que dice el cartel.
Mejor viva que si me la traéis muerta no se para que me va a servir... 

Yo ya he buscado y rebuscado y no la encuentro, no, no. He registrado cada esquina de cada pinos y cada abeto navideño con el que me topado. Examinado recovecos de las bolas, ¡nada, todas redondas! 
He pasada revista a cada figurita del nacimiento y les he preguntado, ¡sin éxito!, todas, absolutamente todas, me mandaban a Belén.
Los cacheos entre Papanueles, Elfos, renos y demás representantes sólo me han traído una intoxicación de espumillón pero ningún avance.
Mi rastreo entre las letras de los villancicos, zambomba en mano, no me ha servido más que para unirme al botellón que los peces habían organizado en el río y despertar al día siguiente con las guirnaldas en mi cuello a modo de boas de plumas.
No hay manera y os juro que lo intento. 
Así que no me queda otra que pedir vuestra colaboración para ver si alguien tiene más suerte que yo y es capaz de encontrar esa ilusión perdida a ver si recuperándola dejo de ser una insolente deslenguada y entiendo al fin eso que llaman el espíritu navideño.

Eah! ser buenos y felices como mandan estas fiestas y si encontráis mi ilusión perdida os ponéis en contacto conmigo de inmediato 
prometo recompensa jeje.
PDT: ¡también acepto restos de aquellos a los que les sobre ¡eh!  


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails