domingo, 25 de septiembre de 2016

ME PREGUNTO SI…





...si quedará alguien por estos lares; no se, quizás debería acabar esta lenta muerte agónica y cerrar esta ventana por la que ya casi no entra ni luz; abandonar ese sueño de  urdir letras y reconocer que solo fue una quimera. 
Se que esto es consecuencia de mi abulia “blogueril” pero sentí que mis palabras habían perdido la frescura y se habían llenado de oscuridad. No creí que las tinieblas de mi interior le interesaran a nadie. 
La Cuarentañera  que habitaba en mi me abandonó y me dejó perdida, aprisionada en un mundo interno del que llevaba tiempo huyendo. Así comencé una búsqueda interior y me alejé de este exterior. 
Fue ahí donde tropecé con un nuevo ser, bueno no era tan nuevo, ella, porque era también mujer me estaba esperando se había estado desarrollando en mi interior desde siempre sin yo darme cuenta. Tras las presentaciones pertinentes me dio la mano e iniciamos ese periplo por mis adentros. 
Si, confieso que me moría de miedo no quería enfrentarme a mis recelos, estaba confundida, triste, bastante enfurecida y también acalorada muy acalorada. Reconozco que los cambios me dan pánico, pero ella, esta mujer serena que me esperaba me tranquilizó, fue mi guía, de su mano recorrí senderos ya andados.
Así que destapé vetustos muebles cargados con botes de recuerdos y cajones donde guardaba muchos sueños olvidados que ya muerto emitían un aroma pestilente. 
En el recorrido me encontré con amores perdidos que volvieron a lastimarme y por eso ella decidió poner rumbo a dolores enquistados para localizarlos y curarlos. Nos pusimos manos a la obra y desinfectamos heridas arcaicas que seguían supurando, tapiamos puertas a destinos ajenos, echamos a fantasmas que habitaban en mi, pusimos cerrojos y cancelas donde ya no tenía que volver jamás y afrontamos miedos, muchos miedos, inseguridades obsoletas que me lastraban. 
Bebimos lágrimas caducas con sabor a hiel y entre copa y copa brindamos por los deseos y proyectos postergados esos que definitivamente, ya no llevaré a cabo. 
Nos cogimos una buena cogorza, así que no me extrañó cuando terminamos bañándonos en los mares de la aceptación muertas de risa.
Entre copas, risas y sofocos, ¡muchos sofocos! me confesó que ella era yo, esa yo que soy ahora más serena, mas valiente, más curtida, pero también, fue la loca de Cuarentañera, la Treintañera, Veinteañera y hasta Quinceañera, todas ellas quería coser historias con letras. Me confesó que no se había ido que simplemente me dejó el espacio necesario para este viaje. 

…Si ha sido una etapa algo oscura en la que no me apetecía venir por aquí. No se si al final este blog ha muerto la verdad, lo que si he descubierto es que yo  sigo aquí que soy la ,misma pero distinta y me sigo preguntando... 
...¿quedará alguien ahí?.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails