sábado, 28 de abril de 2018

Alas Podridas


En el momento que vio como se alejaba experimentó las primeras náuseas.
Una punzada de dolor la dobló y el aleteo seso.
Sintió como las mariposas de su estómago morían 
sus alas putrefactas le provocaron una arcada con sabor acre, acidulado que le quemó el esófago, 
le abrasó la garganta, calcinó su lengua 
pero nunca llegó a abandonar su boca
porque sus labios se cerraron en el momento que él se volvió para decir adiós. 
Dibujó una mohína sonrisa esbozada con todo pundonor que pudo reunir.
Contempló su partida conteniendo el océano de amenazaba desbordar sus ojos y 
echó a andar en dirección contraria devolviendo la hiel a su estómago.
Ésta arribó creando un agujero negro que,
con el tiempo, 
la devoraría por dentro.


LinkWithin

Related Posts with Thumbnails