martes, 28 de febrero de 2012

Mi semana con Marilyn


Todo el mundo conoce a Marilyn, yo la descubrí en una postal, si una de esas tarjetas que se compran para enviar por correo, su imagen icónica mil veces vista con anterioridad nunca me había llamado la atención pero esa vez, el halo de tristeza que flotaba en aquella foto me atrapó y jamás llegó a su destinatario combirtiéndose en mi marcador de libros favorito.  Acompañó durante mucho tiempo mis lecturas y actualmente debe estar cobijada entre las páginas de algún ejemplar de la biblioteca pero también despertó en mi la curiosidad por ella. 
A partir de entonces me vi todas sus películas y conocí parte de su historia. Pero el tiempo pasa y no había vuelto a pensar en ella ni en aquella postal hasta que Michelle Williams aparecío en la pantalla ante mis ojos. Allí estaba nuevamente su mirada frágil, insegura, miedosa, melancólica y, volví a sentir aquella sensación, la misma que me cautivo en la postal. 
Aunque ella fue única, esta chica ha conseguido resucitar al mito y de su mano podemos ir descubriendo tanto a la estrella como a la mujer que se escondía tras el mito adentrándonos en su intimidad y conociendo esa parte más humana e imperfecta. 
Con su actuación ha conseguido que una película ligera y correcta sin muchas aspiraciones aunque con un grandísimo reparto, brillara como la propia Marilyn, porque ella fue luz y los demás insectos atrapados en su luminiscencia y la Willians ha vuelto a encender esa luz.
“Socorro, socorro 
socorro
Siento que la vida se me acerca
cuando lo único que quiero
es morir”. 
Marilyn M. Fragmentos
Eah! ser malos que es más divertido

jueves, 16 de febrero de 2012

San Valentín el Día después


El 15 de febrero, los acontecimientos de la noche anterior galopaba por las redes sociales a la velocidad de un click covirtiéndose en lo más visto y comentado. 
Aquel muchacho era el protagonista en todos los periódicos del país y en los noticiarios televisivos no dejaban de emitir una y otra vez su imagen. La acompaban de grandes titulares donde hacían hincapié en como la violencia había conquistado los corazones una juventud griega indignada que, ante la desesperante situación económica y en respuesta a las medidas de contención adoptadas por la Unión Europea, optaba por ella y la exportaba fuera de sus fronteras. 
La noche de San Valentin había llegado a Madrid de la manos de un chaval. Un jovencito heleno que con ojos de cielo despejado, faz lechosa y minúsculo cuerpo, pero con una furia propia de los antiguos dioses del Olimpo, se había dedicado a destrozar las vidrieras y los escaparates de todas las tiendas que encontró a su paso. 
Él era ya considerado el oráculo griego, al que se le unieron otros tantos indignados y desesperados que sin entender muy bien lo que decía lo siguieron como abanderado de la nueva lucha internacional. 
Lo sorprendente para los comentaristas, eran los medios con los que decidió atacar, un arco con flechas de puntas metálicas y la virulencia de sus proclamas mientras la policía lo detenía bajo la atenta mirada de los improvisados reporteros que con sus teléfonos móviles captaban el momento. Salía esposado y pataleando mientras gritaba una y otra vez:
“ Κοιτάξτε μου καλά τα καθάρματα, είμαι ο Έρως είμαι ένας Θεός και δεν την καταραμένο εικόνα μιας ημέρας ψώνια ”
(Miradme bien cabrones yo soy Eros, soy un dios y no la maldita imagen de un día comercial)
Cuando las traducciones comenzaron a llegar masivamente ya no importaba las calles ardían como lo hizo una vez Roma pero ahora en otra península.
Eah! ser malos que es más divertido.

jueves, 9 de febrero de 2012

"Dias Muesca"


Durante siglos el tiempo fue un misterio cargado de misticismo para la humanidad, marcando, intrigando y obsesionando a nuestros antepasados desde la época en que, contemplaban asombrados como la Luna, enigmáticamente desaparecía para que el centelleante sol ocupara su lugar y en el firmamento, las estrellas intercambiaban sitio. 
Cada civilización lo interpretó y le otorgo su idiosincrasia; de esta manera, los griegos lo dotaron de un carácter cíclico que luego los cristianos transformarían en lineal. Newton lo agració con la independencia, mientras que Kant lo vinculó a la mente y Einstein terminó por convertirlo en relativo.
En sus Confesiones San Agustín, diserta sobre él y perplejo confiesa que lo entiende pero no sabe explicarlo. 
En la actualidad, lo hemos definido y medido, hemos llegado a entenderlo, queremos dominarlo, vencerlo y ralentizarlo pero sólo conseguimos navegarlo.
Yo surco sus segundos, minutos y horas sin prestarle demasiada atención hasta que de repente un día, sucede algo concreto que se convierte en una huella, una muesca, que lo diferenciará del resto destacándolo para siempre en nuestro calendario. 
Son días en los que paré, paro y pararé siempre para mirar atrás y contemplar, lo rápido que pasa nuestro tiempo. Momentos en los que aprecias como en un simple parpadeo de su flujo, el presente ya es pasado y el futuro es presente que se transmutará, al instante siguiente. 
Nuestras vidas están llenas de esos “días muesca” con los que nos acercaremos al tiempo, a ese que ya pasó y que si tenemos suerte, habremos llenado de recuerdos.Hoy 9 de febrero para mi es uno de esos días porque hoy, este blog cumple dos años. 
Parece mentira, 730 jornadas cuajadas de ilusión en los que mi mente calenturienta ha parido vivas,136 entradas, todas ellas han sido escarchadas con trocitos de mi misma. 
Si me preguntan lo mejor de todo este recorrido temporal la respuesta sería clara y sin duda alguna:
¡USTEDES!
Ustedes, que con vuestra generosidad alimentáis mi mente con comentarios. Ustedes que semana tras semana indultáis al pato de su muerte. Ustedes a los que no se como premiar la paciencia, la fidelidad, la confianza y la amistad que me brindan tan generosamente. 
A ustedes para los que han pasado, para los presentes, incluso para los que vendrán, amigos míos a todos ustedes: 
¡¡¡¡GRACIAS!!!!
Eah! ¿seguimos siendo malos?

miércoles, 1 de febrero de 2012

Besos que fueron y no fueron.


Hacía mucho tiempo que no me enamoraba de un libro nuevo. Reconozco que tenía idilios pasajeros que mariposeaban mis sentidos pero no sentía clavarse en mi las flechas del revoltoso hijo de Venus. Pero hace unos meses paseaba entre estantes habitados por volúmenes cuajados de nuevas letras que no fueron capaces de captar mi atención y mi mirada tropezó con él, mal catalogado en la sección infantil bajo mi punto de vista, este álbum ilustrado fue un flechazo, sentí el arrebato de llevármelo a casa sin más. 
Desde entonces está en la mesa de noche y día si, día también lo ojeo y leo un poquito, si un poquito, porque es de esos libros que se saborean a sorbitos. Reconozco que a mi, consumidora nata, sibarita del besuqueo, adicta categórica, prosélita confesa con carné y sucursal, donante mecenas de mis besos, (si pinchas lo compruebas), me tiene bastante embobada.
La editorial Lumen ha sabido combinar en un coctel exquisito, imágenes y letras de la mano de Roger Olmos  y David Aceituno, el título: "Besos que fueron y no fueron" y como ejemplo que mejor un botón:
Si pinchas en la imagen se amplia.
Eah! hoy no toca ser malos hoy toca ser besucones.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails