sábado, 28 de abril de 2018

Alas Podridas


En el momento que vio como se alejaba experimentó las primeras náuseas.
Una punzada de dolor la dobló y el aleteo seso.
Sintió como las mariposas de su estómago morían 
sus alas putrefactas le provocaron una arcada con sabor acre, acidulado que le quemó el esófago, 
le abrasó la garganta, calcinó su lengua 
pero nunca llegó a abandonar su boca
porque sus labios se cerraron en el momento que él se volvió para decir adiós. 
Dibujó una mohína sonrisa esbozada con todo pundonor que pudo reunir.
Contempló su partida conteniendo el océano de amenazaba desbordar sus ojos y 
echó a andar en dirección contraria devolviendo la hiel a su estómago.
Ésta arribó creando un agujero negro que,
con el tiempo, 
la devoraría por dentro.


17 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Los finales sentimentales suelen serlo amigo
      Besos

      Eliminar
  2. La amargura de las despedidas... deja ese agujero... y no sólo en el estómago.

    Mil besitos preciosa mía y muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si suelen terminar por engullirlo todo
      Mil mas para ti corazón

      Eliminar
  3. Cuando se descubre la imposibilidad seguir al lado de la persona que se ama... ese es el peor agujero.

    ResponderEliminar
  4. Interesante relato, me gustó especialmente el final.
    Saludos desde cristadeestrellas.blogspot.com o planetasdecristal.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Duele cuando se va aquello... que creiamos nuestro

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Un abismo doliente que corroe hasta las entrañas…

    Intenso y profundo… Un placer leerte.

    Bsoss, y feliz tarde 😘

    ResponderEliminar
  7. puede... o puede que ese agujero negro, en vez de devorarla le de fuerzas para volver a empezar y esperar lo bueno que la vida le tenga todavía que regalar...
    un abrazo y un montón de besos!!!

    ResponderEliminar
  8. Un relato que produce dolor, un dolor que cuesta superar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Una mala sensación que esperemos no nos pase nunca.
    Un abrazooo.

    ResponderEliminar
  10. Los agujeros negros de las despedidas acaban desdibujando con el tiempo sus propios círculos concéntricos. Sin duda.
    Encantada de dejarte un besito.

    ResponderEliminar

Tus palabras aportan vida a mi casa. Gracias por dedicarme tu tiempo
¡Ah! He liberado al Pato así que no te sientas obligado

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails