sábado, 13 de marzo de 2010

Si la SGAE nos oye cantar en público, ¿nos cobrará?


Hoy he sentido miedo, como lo oyes, bueno, más bien como lo lees. Estaba intentando poner en orden mi casa, después de tantas semanas sin ver el sol, abrí ventanas y puertas para que entrará la luz que nos ha faltado durante meses, puse mi reproductor de música a un volumen considerable, ¡pa fuera humedades!. Pero, en un momento que cantaba a pleno pulmón, me di cuenta que alguien también cantaba con mi música. Un sudor frío me recorrió el cuerpo cuando descubrí que estaba ambientando musicalmente al jardinero del vecino trasero y al albañil de más allá, ósea que la SGAE se podría presentar en mi casa a por sus derechos de autor y ya la hemos liado. Así que no sabía si apagar la musiquita que nos movía a tan dispar cuadrilla al trabajo o ser arriesgada y caminar por el filo de la ley.
Opte por lo segundo, mientras mi mente calenturienta pensaba en lo que se ha convertido una “sociedad privada sin ánimo de lucro cuyo objetivo era potenciar las actividades culturales y a gestionar los derechos de autor de sus socios”, (esta es más o menos la definición que encontré de ella en una página Web), nooo! ahora es el "hombre del saco" (nunca una metáfora fue más acertada), de cualquier boda, comunión o bautizo que se precie. Pero que no contentos con estos ambientes han pasado a verbenas, guateque, hasta funciones de fin de curso donde orgullosos padres grabarán a sus hijos para después torturar a los familiares con lo bien que cantaba el nano, tal vez aquí...No a lo que iba que se me va la pinza.
Ahora mismo esa asociación representa para un alto porcentaje de la sociedad española un estamento censor que limita nuestras libertades para defender sus intereses económicos y los de sus socios portando la bandera de la defensa de los derechos de los creadores culturales de este país luchando por la salud del patrimonio cultural. ¡Ja! Una minoría imponiendose sobre las mayorías.
Que no me mal interprete nadie, no estoy a favor del robo del trabajo intelectual y artístico de nadie, ni mucho menos, todo trabajo hay que pagarlo y cobrarlo por supuesto, lo que no llego a comprender muy bien en la mecánica del sistema de cobro. Si ya se pagan derechos de autor por editores y demás industria, si cuando compras un libro, CD, película, etc., pagas también, si se impuso un canon como remuneración compensatoria por las copias privadas que se pudieran hacer, antes de hacerlas, a través de cualquier medio, que digo yo, si ya he pagado ¿porque no lo puedo pasar a mp3 para escucharlo en el coche, corriendo, o cuando paseo al perro, sin volver a pagar por el ordenador donde lo transformo, el soporte donde lo almaceno y el aparato que me lo reproduce?, que es mío, que yo no lo estoy vendiendo, ¡ya pagué por ello!.
Algún miembro de esta asociación hizo una analogía con un jersey de “Sara” no lo pongo en pie literalmente, pero si la idea, era algo así como: "no nos lo llevamos sin pagar", pues ¡noooo! lo pago y me lo pongo donde y cuando quiera o, ¿es que tengo que pagar a dicha tienda cada vez que me lo ponga para salir de mi casa y lucirlo que en público?
Lo verdaderamente triste que estemos en pleno siglo XXI y vuelva la censura, la tiranía de unos pocos, la demagogia y lo que realmente me aterra es que estén amparados por el poder político y nos cuelen leyes que limitan la cultura y la otorgan sólo a quien pueda pagarla, claro las masas incultas son manipulables.
Pero siempre hay un rayo de esperanza y ya se les están revelando los enanos, si si, hay numerosos asociados enfrentados a un colectivo convertido en monopolio con una falta de transparencia entre sus propios miembros y donde unos tienen planes de pensiones que ni en sueños optaré y otros querellas ara que se les pague su trabajo . Os recomiendo el articulo del mundo digital del 19/05/09, esta (estará en los enlaces, si ya he aprendido donde los tengo que ubicar).
Pues eso, heme aquí en mi pequeña revolución la cual hizo que el trabajo de los que me roeaba y el mío fuera más agradable. Cargué mis pilas con la energía del sol y con la música, uno de los bienes culturales, por el cual si estoy dispuesta a luchar para compartir con quien quiera oírla.

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/05/19/espana/1242754676.html .

Eah! ser malos que es más divertido

2 comentarios:

  1. aluien los parará algún día

    ResponderEliminar
  2. jajajaja muy bueno, de verdad. Maldita SGAE. ¿Debemos permitir indolentes que esta "institución", por su propia cuenta y riesgo, se consolide como algo legítimo?

    ResponderEliminar

Tus palabras aportan vida a mi casa. Gracias por dedicarme tu tiempo
¡Ah! He liberado al Pato así que no te sientas obligado

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails