jueves, 20 de junio de 2013

De pacifismo, violencia evolutiva y albañiles...


Siempre he sido una pacifista convencida, la guerra con sus batallas y cruzadas, así como cualquier tipo de violencia no van conmigo y he creído firmemente que la sociedad será evolucionada cuando sea capaz de resolver cualquier diferencia sin agresividad, dejarla atrás y regirse por las vías de la comunicación y el entendimiento.  
Es por eso que no comprendo muy bien lo que me está pasando. Mis neuronas no son capaces de procesar esta nueva energía que se canaliza por mi cuerpo. No la identifico con nada conocido y me tiene realmente confundida. 
No se, a ver como te lo explico, es algo así como: ¡¡¡Quiero cargarme a alguien!!! 
Si, si, como lo lees, es que me ha entrado un instinto asesino que me da miedo a mi misma. Tal es así que, estoy buscando un mono amarillo para que haga juego con esa katana de la cuchillería toledana que me tiene enamorada y ya practico posturitas ante el espejo tipo Uma Thurman
¡Que no!, que por mas que lo pienso no se como interpretar este nuevo estado de conciencia, (mas que conciencia podríamos llamarlo mala leche concentrada), que se apodera de mi. Yo, que por no matar, ¡he sido de las que ni compraba insecticida!, no lo necesito, les abro las ventanas a las moscas y las animo amablemente a abandonar la estancia; si alimento con mi sangre a los mosquitos sin queja alguna; si las arañas de mi casa deben de adorarme porque me da pena quitarle sus redes de alimentación  y las telarañas pueden estar mucho tiempo por los rincones escondidas, bueno en esto también hay algo de miopía, pero da igual sirve de ejemplo ¿no?.
Así que, como soy incapaz de procesar este novísimo sentimiento nacido en mi he decidido pedir ayuda a alguien capacitado y claro, no vivo en New York, esto es un pueblecito de Sevilla que aunque resulte extraño, no se ni cuantos habitantes tiene. Un psicoanalista es algo difícil de pillar por estos lares y no me queda otra que recurrir a la sapiencia de los tertulianos matutinos con los que comparto terapia de cafés y desayunos. 
Se han quedado muy extrañados todos de mi nueva condición y tras un análisis pormenorizado de las circunstancias de mi vida y sesudas reflexiones han concluido que yo la que me consideraba una simple 40añera, neurótica, disparatada amante de lo absurdo, irónica pero muy racional y pacífica, actualmente soy algo más. Si, si, soy un salto evolutivo, ¡¡Toma ya!!
Te lo explico, la teoría desarrollada es que las sociedades cuando llegan a un grado de evolución superior siempre llega otra que está varios escalones por detrás y ¡zas! saca el hacha y ¡ha hacer puñetas!; pero ahora, jejeje, ahora ha llegado nuestro momento, nos toca a nosotros dar ese brinco donde el progreso cerebral e intelectual vaya parejo al grado de violencia justa y necesaria como para no dejarse dominar...
Me he quedado perpleja, sobre todo cuando se han ofrecido a comprar una partida de Kaláshnikov personificables a buen precio, pero, ¿de donde saco yo a estos colegas?
Yo amablemente he rechazado un modelo en color lila decorado con margaritas que me querían pedir y me he vuelto a casa aun sin saber muy bien cual es la causa de mi irascibilidad descontrolada y cuando he entrado... 
...he tropezado con el cemento, los ladrillos, las vigas, paletas y demás elementos con los que unos especímenes comúnmente llamados albañiles y que fijo son de otro planeta, han colonizado mi casa y he oído aquello de: ¡¡¡ÑORAA TENEMOS UN PROBLEMA!!!
A ver donde está mi katana... 
Eah! ser malos que es más divertido

31 comentarios:

  1. si no fuera por el escribir,a más de uno había matado ya...

    ResponderEliminar
  2. Tranquila,que yo no tengo albañiles y también he entrado en un estado parecido al tuyo. Podrías decirle a tus colegas que me pidan un arma parecida a la tuya?
    Un beso
    P.D.Baratita el arma que soy jubilada.

    ResponderEliminar
  3. Los amigos , la familia el entorno te han hecho un traje a la medida y has tenido que interpretar el papel ¿ Tu sabes lo mal que sienta estar vistiendo un traje a la medida de los otros para ti y sin tener en cuenta a la modelo?
    Utiliza la catana ¡Pero solo para rasgar esas vestiduras!
    Besos morocha.

    ResponderEliminar
  4. Por un tiempito te los tendrás que aguantar, son un mal necesario. Ahhhh! y ruega para que al final todo quede bien.
    Besosss

    ResponderEliminar
  5. En estos tiempos, por un motivo u otro, siempre sentimos esas ganas de enfundarnos en el traje de Uma; el que quede bien ya es otra historia, pero las ganas son justificadísimas.

    Ánimo, un besote.

    ResponderEliminar
  6. 40añera:
    Si no te enojas con los albañiles en casa, es porque no tienes sangre, o posees una santa paciencia envidiable.
    Muy buen texto, lleno de buen humor
    Beso.

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja.... no me imaginaba esa colonización final, pero te comprendo, es de las peores...

    Paciencia y canaliza la agresividad, si hiciera falta, hacia otros gremios......... por ejemplo los que nos han llevado a la ruina :))

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. JEJEJEJE,,, ASI QUE ESTAS DE OBRAS,,, ESO SI QUE LO EXPLICA TODO,,,, CUANDO SE ACABEN, SEGURO QUE DESAPARECE ESOS INSTINTOS ASESINOS,,, LO MISMO TE VEN LOS ALBAÑILES CON MONO AMARILLO Y KATANA Y COMO SON ELLOS TE EMPIEZAN A PIROPEAR,,, :)

    UN BESAZO 40AÑERA!!!

    ResponderEliminar
  9. En vez de quejarte tanto, da gracias por la suerte que has tenido de encontrar alguien que te haga los trabajos. Sinceramente creí que te quejarías de lo contrario: de que a pesar del paro, no se encuentra un maldito fontanero! Y de 1,95 muy pocos!

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja...mi santo es fontanero. Haber estudiao :P

    Es lo que dice él, al menos. Eso sí, si te animas a lo del kalashnikov, cuenta conmigo.

    Un beso, chula

    ResponderEliminar
  11. Hola 40añera, buenas tardes,
    risas y más risas...
    excelente relato,
    tienes mucha razón, hay cosas que sacan de si hasta el más de los pacifistas =D

    Te deseo un bonito fin de semana
    un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  12. yo voy a días... estoy bipolar perdida... tengo días en los que prendería fuego a este despacho y bailaría alrededor, y días de vive y deja vivir en los que aflora mi parte mas zen y la verdad es que me da igual todo...
    claro que como obreros... todo se complica... yo me cambiaría el baño yo solita solo por no tener que abrirles la puerta y dejarles pasar...
    la pena es no tener ni idea de fontanería...
    si encuentras el mono amarillo ya me dices donde...
    muchos besos!!!
    y que un placer leerte!!

    ResponderEliminar
  13. 40añera, los albañiles ya se saben como son, unos artistas en derribar los muros de la paciencia. Los que tú conoces son aún mejores, han sacado tu lado de Uma Thurman. Ese que todas llevamos dentro y que nadie nos ve.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Las obras son terribles. Ya sea porque voluntarimanete te metes en ellas ó porque por avería te ves envuelta enla vorágine, son odiosas.
    Paciencia, mucha paciencia.
    Besazo

    ResponderEliminar
  15. Lo malo de las obras es que casi siempre duran el doble de lo previsto, lo que supone un importante incremento dinerario.Ya pasará...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Bueno, es que la obras de albañilería desquician a cualquiera.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Jajajaja, estaremos entrando en otra etapa de la vida??? Descarga hormonal o falta de hormonas.... yo no quiero saberlo.... pensarlo... y además con obras, ahhh.
    Pásame la dirección para comprar otra katana.
    Abrazos, 40añera.

    ResponderEliminar
  18. Jajaja, te entiendo, y me ha pasado, mejor que no me explaye. Yo que vos los mato a todos, jajaja... Katana en mano, todo solucionado.
    Un besito

    ResponderEliminar
  19. Ay Amiga!!!! Espera a llegar a los desórdenes hormonales y verás!!!!!!!
    Que lo de los albañiles te parecerá una delicada caricia... Ja!!!!
    Besos Bella

    ResponderEliminar
  20. Madre mía, albañiles!!! Si tienes en casa reforma no te preocupes, es normal lo que te está pasando y se te irá en cuanto recojan escombros y material sobrante y te quedes solita de nuevo en tu casa.

    Yo por si acaso iría mirando algo como esto http://www.chatteringmotor.com/tienda/images/T_LagunaSeca_Amarillo.jpg
    Lo mismo te sirve para la katana que para salir a dar una vuelta en moto XD

    Animo que todo se pasa, hasta la mala leche.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. jjajajajaja pero que buena eres mi Killa!!!

    Me has hecho reír y eso que en estos días estoy pasando un mal momento.

    Me encantas, tu sentido del humor hilado tan inteligentemente...ufff que panchá a reír!!!

    jajajajaja Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Que bueno que escribiendo podemos liberar tensiones. Muy buena tu entrada. Saludos mi reina. Como siempre un placer leerte.

    ResponderEliminar
  23. ¿ñora? jajajaja ¿de dónde son tus albañiles? jaja eres muy cómica.


    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Para entender cuanto nos cuentas hay que conocer primero la idiosincrasia del albañil andaluz. Un ser tribal por excelencia que aguarda, con la llana en una mano y el cigarro o el vasito en la otra, entre chascarrillo y chascarrillo, la llegada de la Feria o la Semana Santa. El albañil andaluz es un maestro del buen vivir, un gurú de la filosofía existencial que nos enseña la relatividad del tiempo y que prioriza el trabajar para vivir o, más aún, el trabajar lo menos posible para poder vivir disfrutando incluso del propio trabajo. Y quien diga lo contrario es un "essaborío".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. vaya yo lo he identificado con unos de esos días premestruales donde quiséramos cargarnos a alguien y nuestra furia sale por todos los poros.. pero eso... eso es peor aún.. paciencia y ya no queda nada para las vacaciones..... besos

    ResponderEliminar
  26. Pero si es que todas tenemos ese sentimiento de querer matar a alguioen cuando un fontanero, albañil o similar entra en nuestra casa, lo pone todo patas arriba, surgen problemas sin cuento, la mierda campa a sus anchas y no eres capaz de que desalojen de una puñetera vez para poder ver todo un poco en orden. Cuando llegan son como el caballo de Atila. Unas cosas las arreglan mientras destrozan otras. ¿Será que se asocian unos con otros para aumentar el tránsito de los de su especie por nuestra casa?
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. MUCHÍSIMAS GRACIAS A TODOS HE ESTADO TAN LIADA QUE NI ME HE PASADO POR AQUI Y CLARO ESTO SE HA LLENADO DE POLVO PERO AHORA MISMO ME PONGO Y LO LIMPIO TODO
    PERDONAR POR NO RESPONDER PERSONALIZADAMENTE VUESTROS COMENTARIOS Y NUEVAMENTE GRACIAS POR ESTAR SIEMPRE

    ResponderEliminar
  28. ...cuanto tiempo sin pasarme por aquí! ...es un placer volver a leerte.

    ResponderEliminar
  29. Me gusta mucho lo que escribes, ameno y bueno.

    sabes tomarte las cosas con muy buen humor.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  30. jajaja, ya imaginaba yo que ese "salto evolutivo" debía tener una buena razón de ser. Cuando "invitamos" a nuestros hogares a los artistas del ladrillo y el cemento, nos arriesgamos a sufrir ciertas alteraciones neurológicas de difícil descripción. Algunos piensan repetidamente en el homicidio (como es tucaso), otras personas sufren el síndrome de la verborrea cabreada (me cago en..., serán cabro...) e incluso algunas llegan a perder el apetito y las ganas de volver a un hogar cargado de polvo y trastos. En fin, lo mejor sería tomarte unos diítas en casa de una amiga... Nueve de cada diez me´dicos lo recomiendan.
    Un besazoooo.

    ResponderEliminar
  31. jaja...es que a veces incluso al mas pacifista de todos le asaltan unas ganas de matar !!! jajajaja.

    mi beso.

    ResponderEliminar

Tus palabras aportan vida a mi casa. Gracias por dedicarme tu tiempo
¡Ah! He liberado al Pato así que no te sientas obligado

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails